¿Te has preguntado los cuidados que necesita tu cubierta de granito?
28 de febrero de 2019
Uno de los materiales más solicitados para fabricar cubiertas para cocina es el granito. El granito es un tipo de roca natural que se extrae en formas de bloque de canteras a cielo abierto, lo que permite cortarlo en las dimensiones y formas que se desee.

Gracias a esto, el granito es muy versátil y se puede adaptar prácticamente a cualquier superficie que se quiera recubrir con este material, esta característica sumada a su durabilidad, fácil limpieza y acabado estético, lo vuelve un material ideal para usar en cubiertas para cocinas.

Las propiedades del granito hacen de éste un material muy fácil de limpiar que exige de un mínimo mantenimiento, sin embargo, si no tenemos el cuidado necesario, podemos acortar su tiempo de vida y su apariencia podría deteriorarse rápidamente.

El primer punto a considerar al momento de limpiar cubiertas para cocina de granito es el tipo de herramientas que utilizaremos; las esponjas metálicas, lanas de acero, estropajos de cerdas duras y cepillos de metal no deben usarse para frotar el granito pues pueden dañarlo. En cuanto a productos de limpieza, se recomienda evitar los que sean abrasivos, como la lejía y todos los que estén formulados a base de cloro, ya sean líquidos o en polvo.

Ahora bien, aunque el granito sea altamente impermeable y resistente, lo mejor es que se mantenga seco. En cuanto se derramen líquidos sobre una superficie recubierta con este material, especialmente jugos cítricos, vinagre, aceites de cocina, manteca, vino, alcohol y detergentes, se debe secar de inmediato con un paño, ya sea de algodón que no desprenda pelusas o de microfibra.

Para la limpieza regular de la cubierta de granito se puede emplear un trapo humedecido en agua tibia o bien, una esponja para frotar en forma circular, suavemente. En caso de que sea necesario, se pueden utilizar productos limpiadores o un detergente suave disuelto en agua, posteriormente se tendrá que aclarar la superficie para eliminar todos los restos del producto y finalizar secando perfectamente con un paño de microfibra o con toallitas de papel.

Sabemos que al cocinar, accidentalmente se pueden salpicar aceites y preparados de alimentos de los recipientes a la cubierta y si no se limpian de inmediato, podrían aparecer manchas que resulten difíciles de quitar. Al preparar los bloques de granito para cubiertas de cocinas se les aplica un producto sellador que repele todo tipo de manchas.

Pero si las manchas han aparecido se recomienda emplear una solución de detergente suave con agua caliente. Emplea esta solución para frotar varios minutos con ayuda de una esponja suave. El calor hará que la mancha se ablande y pueda disolverse, luego de esto hay que enjuagar con agua limpia y secar.

Las manchas de vino, café y jugos cítricos pueden ser más difíciles de quitar y para eliminarlas se puede recurrir a un quitamanchas a base de agua. En caso de que las manchas difíciles sean de grasa, humo, cera u hollín, emplear un desengrasante alcalino y seguir las instrucciones del fabricante será suficiente.

Otras recomendaciones que te ayudarán a mantener el buen aspecto de tu cubierta de granito es que no dejes montículos de sal ni detergentes en polvo en la superficie, pues su composición química daña el material. Utilizar tablas de corte y no golpear el cuchillo directamente sobre el granito evitará que se raye y para que no se astille el material es importante que se evite golpear la cubierta con objetos muy pesados.

Con una limpieza diaria y siguiendo las recomendaciones anteriores, las cubiertas para cocina de granito se mantendrán en buenas condiciones y seguirán relucientes e impecables.